IMG_4309

Nueva frontera es un proyecto que nació en el corazón de su fundador, Adrian Casas, 24 años atrás. Somos una organización terapéutica capacitada y basada en valores cristianos, cuyo propósito es ayudar a personas que se encuentran en exclusión social. Contamos con diferentes comunidades terapéuticas por toda España: Barcelona, Lérida, Gerona, Alicante, Córdoba, Sevilla y Málaga.

Nuestro objetivo es facilitar un entorno familiar y agradable con el fin de mejorar la calidad de vida de los usuarios y ayudarles en su proceso de mejora.

Nuestro trabajo está enfocado en mejorar la autonomía de cada usuario, ofreciéndoles la capacitación necesaria para su posterior readaptación social, brindándoles una atención personalizada, diaria y continuada.

Somos una organización que enseña la importancia de tener un estilo de vida saludable, activo y equilibrado; promoviendo el bienestar físico, emocional y espiritual.

Nos caracteriza un trabajo en red y dinámico. Contamos con un profesional de la salud interno en la organización y trabajamos en colaboración con varios profesionales externos: psiquiatra, médico, trabajadores sociales…Por otro lado, tanto la persona interesada en ingresar como sus familiares tienen la posibilidad de solicitar información, asesoramiento o conocernos personalmente, solicitando una entrevista con el equipo que le atenderá en la mayor brevedad posible.

Nuestro principal requerimiento de admisión es la voluntad y motivación de las personas. Al ser un ingreso a la comunidad totalmente voluntario, la motivación para el cambio es esencial, ya que sin ella nuestro proceso terapéutico puede resultar ineficaz.

NUEVA FRONTERA se funda como una asociación de interés social en busca de los siguientes objetivos:

La rehabilitación de una manera profesional de personas afectadas por toxicomanías y el virus VIH mediante la deshabituación del consumo de drogas y potenciando hábitos sanos a través de asistencia de psicólogos, médicos y asistentes sociales

La reinserción de estas mismas personas aportándoles una formación profesional y estudios necesarios para su efectiva y plena reintegración como sujetos activos en el mercado laboral y la sociedad.

La regeneración y reconstrucción del orden familiar y social anteriormente dañado por las toxicomanías potenciando el desarrollo de la persona en sus relaciones personales.

.